OCTUBRE-2015

FUNCIONES VITALES DE LOS SERES VIVOS.

CC.NN. 5º Y 6º PRIMARIA

=================================================================================================

10/12/2014
TRABAJOS DE LOS ALUMNOS DE 6º PRIMARIA

23/12/2012
CUENTO DE NAVIDAD DE LOS ALUMNOS DE 1º Y 2º DE PRIMARIA

23/12/2013
ACTUACIÓN NAVIDEÑA DE LOS ALUMNOS DE 1º Y 2º DE PRIMARIA

22/12/2013
VILLANCICO DE 1º, 2º y 3º PRIMARIA

22/12/2012

ACTUACIÓN NAVIDEÑA DE LOS ALUMNOS DE 4º-PRIMARIA.

9/12/2013

En este post vamos a colocar un bonito PowerPoint en ingles realizado por Lucía Miguel.

 

========================================================================

9 de diciembre de 2.013

EL ABETO

Se acercaba la Navidad y en casa de Daniel y Paola no tenían un árbol para adornarlo y celebrar las fiestas.

La tarde del Sábado, fueron a comprar el abeto con sus padres, Roberto y Carolina, pero se habían agotado en la tienda, y él papá les dijo:

-¡Vaya! pero si siempre hay árboles aquí-.Y Carolina dijo:

-Venga, llévanos a otra tienda donde tengan árboles-.

El padre, la madre y los hijos se subieron al coche. Se fueron a otra tienda, y al final la encontraron. Los hijos muy contentos dijeron a la vez:

-¡Bien! Hemos encontrado la tienda-.Había unos muy abetos altos, otros bajos, otros majestuosos, pero había un abeto solo en un esquina, estaba muy triste porque siempre que venía alguien no le escogían. Daniel y Paola lo vieron y dijeron:

-Nosotros queremos este árbol-.Daniel dijo:

-Parece muy triste, yo quiero cogerle para ver si se pone contento-.La mamá dijo:

-A mí me gusta el pequeñito que decís vosotros-.Se lo llevaron y le adornaron. ¡Les quedo muy bonito! El abeto pensó:

-Estoy muy contento de haber sido elegido por primera vez y de que se hayan fijado en mí-.

Autora: Mónica Aspiunza Martinez. 3º de primaria

 

                     EL  ABETO

Había una vez dos niñas llamadas María y Manuela, que eran muy amigas.

Un día le dijeron al alcalde de su pueblo, que estaban dispuestas a montar le abeto de Navidad para enseñárselo a todo el pueblo.

Pero después de una semana, María y Manuela se enfadaron porque las dos querían el mismo vestido para ponérselo, cuando decoraran  su abeto. La chica de la tienda intento hacer dos vestidos  iguales, pero ellas no querían. Entonces decidieron no decorar el abeto.

El pueblo se enteró de que este año no iba a haber un abeto y se pusieron muy tristes.

Las dos niñas, cada una en su casa empezaron a pensar.

-Me parece que no está nada bien lo que hemos hecho, hemos puesto triste a todo el pueblo.

Al día siguiente las dos niñas fueron al parque y se encontraron, entonces María dijo:

- Te pido perdón

Y Manuela  respondió:

-Y yo, nos hemos equivocado

-Sabes que te digo vamos a decorar el abeto.

- Estoy de acuerdo.

-Respondió María.

Al día siguiente el pueblo pensaba que no iba a haber abeto.

Cuando los ciudadanos miraron el buzón, vieron una tarjeta en la que ponía: hoy 24 diciembre ven a la plaza Cristalina. Gracias.

Cuando llegaron vieron un abeto sin decorar, pero María y Manuela repartieron adornos  a todo el pueblo. De repente, vieron a Papa Noel que empezó a repartir regalos a todos.

Esa fue la mejor Navidad  del mundo.          

Autora: María Portela

3º  de primaria

 

————————————————————————————————-

30 de noviembre de 2013

ROJO Y AZUL

Érase una vez dos bolígrafos, el primero llamado Red que escribía en rojo y el segundo Blue, que lo hacía en color azul. Vivían en el estante de una papelería, eran amigos inseparables.

Los dos bolígrafos habían hecho la promesa de no separarse nunca, ya que a ellos  les gustaba estar siempre juntos  porque se divertían mucho.

Un día, entró en la papelería un niño llamado Jack, que quería comprar un  bolígrafo azul para su clase de plástica; cogió a Blue. Red su amigo intentó salvarle escondiéndole detrás de una caja, pero Jack ya lo había cogido y lo compró.

Al día siguiente, le pasó lo mismo a Red, pero con una niña llamada Betty. Red estaba muy triste, había perdido a su mejor amigo. A Blue le sucedía lo mismo, quería volver con él y reírse juntos y pasarlo bien escribiendo que era lo que más les gustaba.

Jack y Betty estaban juntos en la clase de plástica. Cuál sería la sorpresa que tuvieron los bolígrafos al verse de nuevo, pero tendrían que planear como volver a estar juntos.

Blue le dijo a Red:

-¡Oye, tengo una idea!  Si quieres por  las noches escribimos notas en los cuadernos de ambos diciéndoles que queremos estar juntos de nuevo.

-¿Te parece?

Red dijo:

-Vale, es buena idea.

Cada día los niños leían las notas, y asombrados se preguntaban quien lo había escrito. Así que decidieron quedarse despiertos para saber quién lo hacía. Pero la primera noche les pudo el sueño. Decidieron que  no les pasara lo mismo la segunda noche, por eso pusieron el despertador a las tres. Cuál fue su sorpresa de ver aquellos dos  amigos escribiendo las notas en sus cuadernos, parecía que se lo pasaban en grande.

A la mañana siguiente en clase de plástica, Jack le dio a Betty su bolígrafo, esta lo guardó en su estuche y le dio un beso y le sonrió. Jack se sonrojó pero estaba feliz.

Blue y Red estaban de nuevo juntos estaban muy felices, y esa noche dibujaron en el cuaderno de Betty un gran corazón.

Y desde entonces los dos amigos siguen haciendo garabatos por las noches.

Autora: Mónica Aspiunza Martinez.

________________________________________________________

ROJO Y AZUL

Cierto día, en una pequeña ciudad habitada por pequeños cochecitos, había dos preciosos coches descapotables que se paseaban por todas partes. Eran de color rojo brillante. Aunque por fuera eran de una carrocería envidiable, por dentro, el motor era muy malo.

 

Cada vez que veían a un coche de color azul se reían de él diciendo:

- ¡ Que carrocería tan mala la tuya ! . Seguro que no hay grúa que te soporte, chatarra oxidada. Deberías pasarte por el taller a ver si te hacen un milagrito -.

 

Todos los días se burlaban del coche azul, que él nunca se molestaba, ya que sabía que algún día se darían cuenta de su error. Ese día llegó cuando un gran tornado azotó la mini ciudad, los dos coches rojos descapotables fueron levantados y volteados con mucha facilidad por el tornado, mientras que al coche azul no le pasó nada gracias a su pesada carrocería.

 

Mientras los dos descapotables estaban en el taller de carrocería, juraron que nunca se burlarían de ningún coche. Se dieron cuenta que habían hecho mal.

 

Autor: Nicolas Chau

 

________________________________________________________

 

ROJO Y AZUL

Había una vez dos ceras de colores, que se llamaban Mónica y María. Como las dos eran muy traviesas se escaparon de la tienda.

Anduvieron y anduvieron, sin darse cuenta se cayeron en una alcantarilla.

- ¿Dónde estamos? Dijo Mónica

- Me parece que en una alcantarilla – Respondió María.

- Sigamos para adelante – Dijo Mónica.

- Vale – Respondió María.

Anduvieron un buen rato y de repente vieron unas cuantas ratas, que les dijeron para pasar por aquí deberían resolver este acertijo

- Oro parece, plata no es, el que no lo adivine bien tonto es.

Y las dos respondieron – ¡¡¡plátano!!!

Siguieron caminando entre suciedad y agua, hasta que se encontraron dos puertas una azul y roja y la otra amarilla y verde. Como sus colores preferidos  son el rojo y el azul, fueron por esa puerta y encontraron un cofre que tenía monedas de chocolate.

Después de comérselas todas volvieron a la tienda.

 

Autora: María Portela Guijo

 

________________________________________________________

 

ROJO Y AZUL

Había una vez un equipo de balonmano que era azul,  y otro rojo.

Un día les tocó competir, intentaban marcar, pero no podían y quedaron empate, así una y otra vez.

Un día no vino nadie al partido porque ya sabían  qué iba a pasar.

Al otro partido igual y al otro y al otro, así continuamente.

Al día siguiente se reunieron todos los equipos, para tomar una decisión.

-¡Esto no puede seguir así! dijeron los entrenadores a la vez.

Así que se unieron los dos equipos y al final fueron invencibles.

 

Autor:  Francisco Haro

 

 

 

 

——————————————————————————————————————————————————————-

21 de noviembre de 2013

ROJO Y AZUL
Había una vez un lápiz de color rojo y otro de color azul. El lápiz de color rojo tenia envidia del lápiz azul porque el lápiz azul tenía una casa enorme, le trataban muy bien, comía en restaurantes muy bonitos y le ponían en todos los dibujos. Siempre iba con un traje muy elegante y el rojo con ropa normal. Todos los lápices de color rojo se unieron para destruir al azul.
Los lápices azules se dieron cuenta de lo que intentaban hacer los lápices rojos. Los azules se escondieron de los lapides rojos, tenían mucho miedo, ya no querían salir de sus casas pero el lápiz azul más valiente salió a la calle y empezó a buscar a los lápices rojos para hablar con ellos y solucionarlo.
Cuando encontró a un lápiz rojo le dijo:
-¿Por qué nos perseguís?
El lápiz rojo contesto:
- Porque tenéis todo lo mejor y eso no es justo, tenéis que compartir.
Entonces el lápiz azul, le dijo que eso no era un problema, que hablarían con el resto para que compartieran sus cosas con ellos y así podrían pintar dibujos más bonitos y con más colores. El lápiz rojo les dijo que dejarían de tenerles envidia y de perseguirles. Y desde aquel día fueron amigos.
Autora: Alicia Boyano. 3º Primaria

============================================================================
21 de noviembre de 2013
LOS DUENDES
Había una vez dos duendes llamados Rojo y Azul.
Las aldeas donde ellos vivían se ayudaban, pero ellos se peleaban.
Un día capturaron a la princesa morada. Azul y Rojo fueron los primeros en enterarse.
Fueron a ver al Rey marrón, y se presentaron en la sala del trono.
Azul dijo: majestad han secuestrado a su hija, la Princesa morada.
El rey marrón se puso muy triste.
Azul y Rojo encontraron un mapa de los secuestradores, y el mapa decía :
“Pasar por la cueva de las brujas, el puente de los dragones, y el bosque de los ogros.”
Y Rojo dijo: “mañana partiremos.”
Y dicho y hecho partieron hacia el castillo de los secuestradores.
Una bruja les dijo : “si por aquí queréis pasar un acertijo de las brujas tendréis que adivinar.”
Azul y Rojo dijeron que sí a la bruja.
Y el acertijo decía:” muchos colores en mi piel, y mis ojos brillantes son en la oscuridad, ¿que soy?”
Rojo dijo: el gato.
Y la bruja dijo: si, correcto, podéis pasar.
Y cruzaron la cueva.
Pero al final la bruja les dio un coche y se unió a ellos y fueron rumbo al puente de los dragones.
Cuando llegaron al puente de los dragones , un dragón amistoso estaba practicando sus llamaradas de boca ,y sin querer les hecho fuego .
Les pidió perdón y de recompensa les dejo pasar y acompañarles.
Llegaron al bosque de los ogros, y vieron a un ogro que les gritó, pero se levantaron y el ogro les acompaño.
Llegaron al castillo de los secuestradores , todos unieron sus fuerzas y rescataron a la princesa morada.
Y cada amigo se fue a su casa.
Y cuando llegaron el rey organizó una gran fiesta con mucho confeti de color azul y rojo en honor a los duendes.
Y el Rey invito a las dos aldeas.
Autora: Blanca Cabria Ortega. 3º Primaria

==========================================================================

Don quijote

D. Quijote y Sancho

UNA AVENTURA CON DON QUIJOTE
17. noviembre 2013
Nuestro personaje Don Quijote que fue creado por Miguel De Cervantes, pensó un día…
-`Esto de ser caballero, ya aburre un poco. Debería hacer otra cosa, como por ejemplo tener mi propia posada en donde servir mi delicioso vino. Sí, eso es, tendré una posada´´
Al cabo de dos semanas, la posada estaba lista para ser utilizada. Al principio no venía casi nadie, pero al cabo de un tiempo, la gente se enteró y decidió pasarse por allí. Después todos los días a la misma hora, siempre estaba llena. Lo más peculiar de aquel hostal, no eran ni las olivas ni el pan, sino el vino que hacia Don Quijote y su buen amigo Sancho Panza.
Como la posada era tan famosa, llegó un día un caballero andante con ganas de ganar algún duelo:
-Hola, soy Manolo Barrigota y deseo retarte a tí Don Quijote. Quiero que nos juguemos nuestros caballos y nuestras posadas. Bien,en lo que consiste el duelo, es en una carrera de caballos. Quien pierda, se llevara el hostal y el caballo del rival. ¿Trato hecho? – Preguntó Manolo Barrigota.
-Sí, trato hecho- Contestó Don Quijote.
-Vale, pues el duelo comenzará mañana a las doce del medio dia-Afirmó Manolo Barrigota.
Ya llegó la mañana siguiente y Don Quijote estaba montado en su caballo Rocinante y Manolo Barrigota en su caballo también, llamado Cervecus. La carrera comenzó y Don Quijote tomó ventaja. Pero lo que nadie sabía, era que Manolo Barrigota iba a hacer trampas. Pero no él, sus sirvientes. Don Quijote y su caballo, pasaron todas las dificultades sin ningún problema. El barro en el suelo, la paja y el polvo en el aire…
Don Quijote, llegó al final a pesar de todas las trampas. Él si que era un caballero verdaderamente, porque además le dijo a Manolo Barrigota:
-`Yo no necesito tu caballo ni tu posada, quédatelos. Solo quería ver si seguía siendo un caballero.

Lucía Miguel 5º de E. Primaria

=============================================================================

LA AMISTAD ES UN TESORO
17. noviembre 2013 ·
Hace mucho tiempo, en un lejano país vivía una joven y bella princesa. Esta princesa se llamaba Margarita. Margarita tenía de todo: lujos, vestidos, doncellas… pero estaba triste, nunca reía ni sonreía. Por eso todos estaban preocupados.
El rey, que era el padre de Margarita, preguntaba a los cortesanos, a los pajes y a todos los que conocían a la princesa.
- ¿Qué puedo hacer? ¿Qué le falta a la princesa? – preguntaba el rey muy preocupado.
- Quizá tiene alguna enfermedad que hace que no pueda reír. Hay que buscar a los mejores médicos, quizá ellos puedan saber lo que le pasa – dijo un cortesano.
- Tienes razón. Quizá algún médico sepa hacer alguna poción que le quite la tristeza – dijo el rey.
Los mejores médicos vinieron a palacio. Vieron a la princesa y todos dijeron lo mismo: Margarita estaba sana, no tenía ninguna enfermedad.
Un día llegó a palacio un mago. La princesa iba a cumplir doce años y el rey y la reina habían preparado una gran fiesta para celebrar el cumpleaños de Margarita. Habría un banquete, bailes y un espectáculo de magia. Todos esperaban que la princesa se divirtiese y dejase de estar triste. Pero no fue así.
Al acabar la fiesta el mago, que se llamaba Arturo, se acercó a Margarita.
- ¿No te ha gustado mi espectáculo? – le preguntó.
- Sí, ha sido muy bonito ver salir doce palomas de tu sombrero, y convertir una jarra de agua en un jarrón de flores, pero… no soy feliz.
- ¿Y qué te falta, princesa? ¡Lo tienes todo!
- Tengo muchos vestidos, muchos lujos, cientos de muñecas, etc. Pero estoy cansada de jugar sola – dijo la princesa.
El mago se quedó pensando un buen rato. Luego fue a hablar con el rey.
- Majestad, creo que sé lo que le pasa a la princesa – dijo el mago al rey.
- Todos lo sabemos: que está triste – contestó el rey.
- El problema de la princesa es la soledad.
- ¡Pero si siempre hay gente a su lado: doncellas, pajes, criados…!– exclamó el rey.
- Sí, está rodeada de gente que la cuida, y además tiene muchas riquezas, juguetes, ropas… pero no tiene a nadie de su edad con quien pueda hablar, jugar y compartir sus cosas – dijo el mago Arturo.
- ¿Y qué puedo hacer? –preguntó el rey.
- Yo tengo una idea – contestó el mago.
- Cuenta, cuenta – dijo el rey al mago.
- En una aldea no muy lejos de aquí vive una sobrina mía, es de la misma edad que la princesa. Se llama Sofía y es una niña muy especial. Es lista, guapa, cariñosa, buena, ¡tiene un corazón de oro! Pero es ciega, por eso no puede salir a jugar con los otros niños, se caería por las calles empedradas o se perdería por el campo. No tiene ningún amigo o amiga que la guíe cuando sale de su casa. Yo estoy seguro de que con lo buena que es podría hacer feliz a la princesa. Además, tiene mucha imaginación y se inventa cuentos y poesías, con ella la princesa no se aburriría nunca – explicó el mago.
- Si la princesa y tu sobrina se hiciesen amigas, Sofía podría quedarse a vivir aquí. Ella y toda su familia, claro – dijo el rey.
Y así ocurrió. El mago llevó a Sofía a palacio. Era una niña buena y cariñosa. Pronto ella y la princesa se hicieron amigas. Juntas jugaban, hablaban, reían y paseaban por palacio cogidas de la mano para que Sofía no tropezase.
La princesa Margarita dejó de estar triste y empezó a ser feliz. Además, la princesa se sentía útil cuidando a Sofía.
- No necesitaba tantas riquezas – le dijo un día Margarita al rey– Yo necesitaba a una amiga con la que compartir mis cosas, mis alegrías, mis problemas… La amistad es un tesoro. Sofía es una buena amiga. Ahora soy feliz. Las dos somos felices juntas.

Lydia Ruiz Martínez 5º de E. Primaria
=================================================================================
TALLER DE ESCRITURA CREATIVA
“UN ZAPATO NEGRO Y UNA ZAPATILLA”
En un lugar del Pacífico había una isla donde todos los habitantes usaban zapatos negros; el alcalde, la profesora, los niños, etc. La gente vivía tranquilamente. Un sábado de Diciembre vino un equipo de otra isla que no usaban zapatos sino zapatillas, su equipo se llamaba “El club de la Zapatilla”.
Habían llegado invitados para jugar un campeonato de pelota. El campo estaba al este de la isla y en vez de porterías tenía canastas. El torneo lo ganó el club de la zapatilla porque se movían más rápido.
Los dueños de los zapatos se dieron cuenta de que las zapatillas eran mejor para el deporte y sin perder demasiado tiempo, empezaron a modificar los zapatos para que fueran más rápidos y cómodos.
Los del club de la zapatilla de dieron cuenta de que los zapatos negros eran más cómodos para pasear e ir a misa y cuando regresaron a casa fabricaron zapatos negros.
Y así, de esta manera tan sencilla, cada isla aprendió de la otra.
FIN
Autor: RICARDO AZCÁRRAGA
4º de Primaria.
Curso 2013/2014
=============================================================================================================
TALLER DE ESCRITURA CREATIVA
07. noviembre 2013.
UN ZAPATO NEGRO Y UNA ZAPATILLA
Había una vez un zapato tan negro como el alquitrán que vivía en una zapatería. Estaba en una estantería vieja y sucia. Se sentía muy solo.
-¡Ojalá viniese algún zapato para estar conmigo! Dijo el zapato mientras lloriqueaba.
Pasaban días, semanas, meses y él seguía solo, un día el zapatero miró a la estantería y vio el zapato sucio y descolorido y se lo llevó para arreglarlo.
Le pintó de negro, le ajustó los tornillos, le cambió los cordones y le cosió la suela. Quedó como nuevo y todos los zapatos de la zapatería se morían de envidia porque era el más guapo de todos. El zapatero cada vez que se iba a la cama o se levantaba para desayunar o para irse a dormir la siesta contemplaba los zapatos para ver si les faltaba algo, y mientras todos los zapatos de la tienda dormían en las estanterías el zapatero ponía al zapato negro sobre un cojín rojo con flecos dorados bajo una urna de cristal y un foco que le alumbraba.
-¡Qué bien se está aquí! Susurraba todas las noches el zapato. Una noche el zapatero se olvidó de cerrar la ventana de la habitación del zapato. Mientras el zapato dormía, por la ventana se coló una fuerte brisa que tiró la urna al suelo, después vino otra que despertó al zapato y vino otra brisa tan, tan fuerte que tiró el zapato al suelo.
-¡Ay, uy, ay, au! Protestó el zapato. Cuando dieron las ocho y media de la mañana el zapatero fue a ver al zapato como de costumbre a su habitación, cuando vio la urna rota, las plumas del cojín por los aires y el zapato en el suelo casi le da un patatús.
-¡Madre mía! ¿qué ha pasado aquí? Cuando mira a la ventana dice:
-¡Ahhh! ya lo entiendo, se me olvidó cerrar la ventana ¡que despistado soy! Se dijo el zapatero.
Al día siguiente el zapato escuchó el sonido del timbre y oyó una voz que decía:
– ¡Paquete, paquete para el señor zapatero!
De repente el zapatero abrió la puerta y entró un señor con bigote negro y ojos verdes y un paquete en la mano.
Entonces el señor dejó el paquete sobre la mesa y se fue sin despedirse. Decía que tenía prisa porque tenía que entregar 20 paquetes más y tenía que ponerle gasolina al camión.
Cuando el zapatero abrió el paquete se encontró dos zapatillas de color azul cielo, el zapato se enamoro de ellas. Un día el zapato buscaba a la zapatilla por las estanterías y vio que el zapatero tenía a la zapatilla en la mano y la puso a su lado, el zapato la saludo.
-¡Hola! Y la zapatilla respondió:
-¡Hola! Se miraron con ternura y al final se enamoraron.
y colorín colorado este cuento se ha acabado.

Autora: MARTINA LOIS
4º de Primaria.
Curso 2013/2014

===================================================================================
TALLER DE ESCRITURA CREATIVA
“UN ZAPATO NEGRO Y UNA ZAPATILLA”

Erase  una vez, un chico que había ido a la feria. Allí vio que había un puesto de adivinación y entró para que le leyeran el futuro, acompañado de sus amigos. El y sus amigos empezaron a reírse de la adivina  y Teo, que así se llamaba este chico, accidentalmente tiró la bola de cristal al suelo. La adivinadora se enfadó mucho y echó un maleficio al zapato de Teo.

A partir de ese día, Teo empezó a tener problemas: el primero fue que no podía quitarse el zapato, además si en el suelo había una cáscara de plátano, Teo la pisaba; si Teo  quería dar un paso, el zapato corría; si Teo quería correr, el zapato iba lento; que había un charco en el suelo, el zapato lo pisaba.

Al final, buscó a la adivina y le pidió perdón, entonces la adivina le dio una zapatilla mágica que Teo debía llevar puesta una semana en el otro pie para quitar el maleficio.

La gente se sorprendía al ver a Teo calzado de esa manera, pero a él le daba igual…

¡Y por fin, pudo quitarse el zapato!.

Autor: JAVIER ALONSO
4º de Primaria. Curso 2013/2014

En esta página publicaremos “posts” relacionados con la Educación Primaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>